La verdad como un regalo

En colaboración con
Luis Enrique Castro Gutiérrez

Actualmente vivimos en una sociedad generalmente influenciada por motivaciones de carácter económico, aun que,  sin importar la creencia, la actividad social e inclusive la integridad personal de cada individuo hay algo que nos une, nunca cambia, permanece pura, constante y no se deja influenciar por ningún factor tangible e intangible, con tanto valor y al mismo tiempo al alcance de todos nosotros siempre: la verdad.

¿Cargar con el peso de una verdad o vivir con la libertad que esta misma te puede ofrecer? Esa es la decisión que se nos fue otorgada desde lo alto. Este obsequio no termina en obtenerlo, si no en poder ofrecerlo y compartirlo con los demás.

A pesar de ser una palabra muy usada y bastante común entre las conversaciones diarias, muy pocas personas se atreven a implementarla, no solo en sus labios, sino en sus corazones. El costo a primera instancia de otorgar y recibir la verdad puede ser abrumador y, sin duda alguna, es el principal  detonante para que las personas decidan caminar en un sentido opuesto, sin darse cuenta que cada paso en esa dirección las aleja de su esencia y sobre todo, del corazón de Dios.

Es muy constante decidir entre la aceptación social y la paz con uno mismo, pues tristemente encontramos, en la mayor parte de los casos, que sacrificamos la verdad por conservar el camino que ya socialmente esta aceptado, o bien, por cuidar los sentimientos ajenos. ¿Acaso vivir sin la verdad no implica también pagar un precio alto? La justificación social en evadir este valor radica en no causar un daño a terceros, asociando este valor con una connotación negativa; confundiendo aquello que ante la vista es aceptable, pero atormenta al corazón, con la mejor y más fácil opción. Jesús Cristo es el principal ejemplo de como lo justo, bueno y puro puede ser visto como una ofensa o una especie de provocación a la sociedad, puesto que, aquello que fue hecho para dar vida y ejemplo, terminó con la muerte y crucifixión. Lo anterior, es un ejemplo de que, en ocasiones, la sociedad se encuentra poco familiarizada y receptiva a la verdad, quizá porque en muchas ocasiones se le limitó o privó de ella o, simplemente, porque le ha sido más fácil no practicarla.

Es importante además, tener en cuenta que, cuando privamos a una persona de la verdad, por miedo a herirle o agobiarla, le privamos además, de la oportunidad de sentir, decidir, confiar y hacerse responsable de aquello a lo que se refiera, y con ello le privamos de la oportunidad de crecer y aprender.

La autenticidad y franqueza del corazón, que otorga la verdad, las podemos cultivar a través de un profundo conocimiento de nosotros mismos, en cuanto a lo que sentimos, creemos, esperamos, anhelamos, tememos y a todo aquello que nos integra como personas. Será solamente cuando nosotros mismos nos expongamos a la verdad como un campo de entrenamiento y aprendizaje cuando nos podremos dar cuenta de que, las demás personas también cuentan con los recursos y el derecho de vivirla y decidir en ella.

Nada refleja más amor propio y ajeno que hablar con la verdad, expresarla y vivirla. Definitivamente esta nos brinda un valor agregado a nuestras vidas que podemos experimentar en lo privado, motivando a las personas a buscarla y seguirla.

Recordemos; la evasión puede ser sutil e imperceptible, pero consumidora e irreversible con el tiempo. En cambio impredecible y dolorosa es la afrontación, pero restauradora y  gratificante la ganancia al hacerlo. A fin de cuenta ambas partes representan un sacrificio, vivir con o sin verdad en tu vida va a generar un impacto; ¿Cuál quieres que sea este?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s