MUJERES LÍDERES, POR UN FUTURO IGUALITARIO EN EL MUNDO DEL COVID -19

Puedo recordar como si fuera ayer el inicio de la pandemia COVID 19, sobre la necesidad de la utilización de  cubrebocas, la primera reunión por parte del área directiva, donde nos comentan de todos los cambios que se llevarían a cabo para enfrentar esta nueva emergencia sanitaria, del poco conocimiento pero del gran impacto por su alta capacidad de contagio de este virus que atravesaba el mundo, dejando devastación en las vidas de muchas personas por  la afectación severa a pacientes con enfermedades crónico degenerativas y metabólicas, que son a quienes atendemos en el primer nivel de atención,  sin dejar de lado a muchas personas sanas que se afectaron con esta enfermedad y perecieron en edades económicamente activas, aunado a la cantidad elevada de personal sanitario que se vio afectado por esta pandemia, quedando sin vida muchos héroes sin capa y muchas familias mexicanas incompletas, al tener la tasa de mortalidad más alta a nivel mundial del 8.8% contra  el 2.2 % del resto.

Sumado todo ello a que solo nos quedaríamos el 30% de los trabajadores al frente de la atención médica de la población derechohabiente, debido a que muchos compañeros de diferentes áreas se iban de resguardo, lo que  imperaba en el ambiente el temor ante lo desconocido,  la incertidumbre, las charlas en el pasillo que se acentuaron cuando compañeros empezaron a enfermar y cada vez quedábamos menos personal trabajando, sacando la productividad de toda la unidad pese a que era como una guerra  con cada vez menos soldados peleando; pese a eso, continuamos la atención a toda la cantidad de población con la que cuenta  nuestra unidad con un promedio de 6000 consultas por semana, números difíciles y una solución aún más complicada,  así la atención prevaleció.

Se tomaron decisiones no solo a nivel laboral como son:  protocolos de sana distancia, lavado de manos, la utilización de alcohol gel al  70%, uso de cubrebocas tricapa o KN95 y caretas, sumado a cambios en el ámbito personal ya que muchos dejamos a nuestros hijos al cuidado de terceros, otros(as) compañeros(as) quedándose a vivir en un hospital localizado enfrente de la unidad, el buscar la sanitización del lugar de trabajo cada semana,  a la par vivíamos la capacitación presencial y virtual para la correcta aplicación del equipo de protección personal y su retiro,  además el IMSS ofertó cursos  sobre COVID 19 que contenía toda la información más relevante aplicable a todas las áreas de hospital y unidades médicas de atención. De manera paralela se realizaron gestiones y  modificaciones a la infraestructura de la unidad médica para tener módulo de atención para pacientes con síntomas respiratorio, el cual atendería a pacientes con enfermedades del área respiratoria de manera exclusiva y en un lugar que no comprometiera la seguridad de ningún usuario o servidor público institucional, cada día  acudían aún más personas con síntomas respiratorios, por otra parte la incertidumbre continuaba ante los abordajes terapéuticos e insumos,  tanto en existencia como calidad de las marcas de los equipos de protección personal,  seleccionar al personal que ocuparía estar en ese lugar, además de instalar un filtro respiratorio que sirviera de escudo o barrera de contención para minimizar la entrada de los pacientes por medio de un interrogatorio directo sobre los síntomas respiratorios, el motivo de consulta o trámite  a realizar.

Como médica, una  de las experiencias que puedo recordar fue la primera vez que utilicé todo el equipo de protección personal en su conjunto, al tolerar el calor, las capas de ropa, el cubrebocas N95, la careta, guantes,  así como la falta de ingesta de agua, el no poder acudir  al baño durante la jornada en el módulo de atención respiratoria, pero sobre todo el miedo a contagiarme al atender a compañeros y derechohabientes probables portadores de SARSCOV2,  cuando ofrecí mi primer consulta a un paciente con duda diagnóstica y vi su temor en sus ojos, el terror constante, la incertidumbre ante la posibilidad de poder contagiar a su familia y poner en riesgo su vida; ello me alentó a ofrecer una consulta sin romper los protocolos, brindar una atención con calidez y calidad, la cual fue reconocida por los pacientes al salir del módulo recibía palabras de agradecimiento por la manera en que se sintieron atendidos y escuchados con un trato humano.

Pasó el tiempo y el  síndrome de Burnout y la salud mental se impactó en nosotros, quienes hemos formado parte del capital humano que está al frente de la atención médica  la cual está conformado en un 90% por mujeres, las cuales no solo son profesionistas entregadas a su área, sino también somos madres, hijas, esposas, hermanas, comprometidas con otorgar un servicio al derechohabiente  para que la salud del usuario no se vea afectada, por lo que se ofrecieron cambios  en la atención médica, poniéndose en acción programas como fue el utilizar la receta resurtible con expedición de recetas posfechadas por 3 meses para que tanto el familiar como el derechohabiente cuente con el medicamento necesario para mantener controlado las enfermedades con menor exposición  que pueden en gran medida verse aún más afectados por la pandemia COVID-19. Esta experiencia ha sido inolvidable porque me enseñó que una partícula tan diminuta cambió desde nuestros hábitos, costumbres, formas de vida,  valorar el aire que respiro, extrañar sobremanera los abrazos, besos, los  saludos de mano, la cercanía, volviéndome más responsable de mí y mis semejantes,  sobre todo de mi familia, la cual es quien ha venido adaptándose en estos 11 meses de resguardo en casa, cuidados de higiene, cuya finalidad es llegar al momento de la aplicación de la vacuna, invictos ante esta enfermedad de tantas caras, pronósticos y desenlaces. Sigo y seguimos en esta guerra contra el COVID 19.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s