Cómo poner límites con asertividad en esta pandemia.

Terminamos un año que fue por mucho muy diferente a cualquier otro, se vivió mucha angustia, tristeza, dolor y muchas más emociones que fuimos descubriendo en nuestra persona al pasar por los días.

Vimos como familias enteras sufrían el dolor de tener a alguien enfermo, el no poder verlo o incluso tener noticias de él; vimos personas perder a sus familiares, perder trabajos, perderse a sí mismos en esta contingencia; se vieron cuadros depresivos y ansiosos como nunca antes, si, fue un año  que nadie olvidará, pero también, este año fue de mucho aprendizaje y en el medio de toda la tristeza descubrimos personas que realmente empatizaban con el dolor ajeno, vimos uno mundo que se acompañaba, que se apoyaba y que siempre estaba para quienes lo necesitaban.

Sin duda vivimos y seguimos viviendo una temporada en la que tenemos que aprender muchas cosas, la principal, protegernos y proteger a los nuestros; la forma más adecuada y sana de hacerlo es saber poner límites y para saber poner límites necesitamos ser asertivos.

A muchos nos pasó que al tratar de poner en practica la sana distancia, había personas que te tomaban a juego, te jalaban para abrazarte y aunque tu pusieras codo para saludar, se reían y te tomaban como exagerada. Pero… ¿Quién no es “exagerado” cuando de salud se trata?

Ser asertivo es una cualidad que si bien, no a todos les cae bien recibirlo, aplicarlo nos libra de muchos malos entendidos y en esta situación, de mantenernos sanos.

Existen algunas creencias aprendidas de tiempo atrás, las cuales nos dicen cómo debemos o no debemos actuar, las que más quedan en este tema son las siguientes:

  • Es ser egoísta, anteponer las necesidades propias a las de los demás.

Cuantas veces se ha escuchado esta frase, “es que solo piensas en ti”, “es que no te importamos”, “eres muy egoísta”, sin embargo, es importante tener en cuenta que algunas veces, tenemos el DERECHO a ser el primero.

  • Hay que intentar adaptarse siempre a los demás, de lo contrario no se encuentran cuando se necesitan.  

Recuerda que también puedes elegir si deseas seguir las recomendaciones o imposiciones de los demás, ya que tienes el derecho a decir “NO” si lo consideras necesario, y tomar en cuenta que, si lo haces, no te convierte en mala persona.

Para esto te daré algunos tips y así poder mantener tu distancia y seguir cuidando de ti y de los tuyos, cabe destacar que la primera persona que necesita respetarlos somos nosotros mismos.

  • Establece claramente tus límites: tienes derecho a decir públicamente que no recibes visitas, que prefieres no tener contacto y en su defecto saludar de puño, incluso decir abiertamente, no recibo abrazos. En caso de que alguien lo ignore, puedes anteponer tu puño y repetir, “prefiero todo de lejos”. Recuerda te estas cuidando tú y a tu familia.
  • Si recibes invitaciones a lugares concurridos, fiestas familiares, estás en tu derecho de decidir no asistir si así es tu decisión, no permitas que el compromiso te haga asistir de manera incomoda y sobre todo, insegura.
  • Si te encuentras en un lugar concurrido en el cual eres la única persona con cubrebocas y te topas con presión social para quitártelo por que “todos están sanos”, tienes derecho y puedes decir que prefieres quedarte así.

Puede ser que incluso, cuando pongas tus limites las personas no los respeten, para eso es importante que hagas uso de las siguientes técnicas de asertividad.

Acuerdo asertivo: trata de encontrar un punto en el tú y las demás personas se sientan cómodas con lo que se decida. Ejemplo: Por el momento decido no salir, pero ¿Qué te parece si nos conectamos en una videollamada para tomarnos un café y mantener el contacto de forma virtual?

Disco rayado: repite cuantas veces sean necesario tu decisión, de tal manera que los demás entiendan que no cambiaras tu opinión. Ejemplo: Si, entiendo y yo prefiero no salir.

Banco de niebla: puedes aparentar ceder terreno en la discusión, seguido de la afirmación de lo que quieres dar a entender. Ejemplo: claro, estaría tan feliz de poder abrazarte, sin embargo, prefiero guardar mi distancia.

Recuerda que un nuevo año inicia y este viene acompañado de muchas emociones e incertidumbre, pero también viene con mucha esperanza de que todo mejore, de que llegue el día en el que por fin podamos abrazarnos y salir a recorrer todos esos lugares a los que queramos ir, pero para poder lograrlo debemos seguir cuidándonos, no bajar la guardia, ya que algún día, esperemos sea muy pronto nos podamos juntar con nuestros seres queridos y con la confianza de que nadie faltará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s