La inteligencia emocional, una habilidad esencial para la vida.

En el actuar de nuestra vida, diversos factores del ser humano tienen un papel fundamental, se observa que poco se hace al respecto de la función determinante que la inteligencia emocional tiene en el comportamiento del hombre.

Se cree que el coeficiente intelectual es el detonante en grados mayores sobre nuestra conducta, sin embargo, en la actualidad se ha demostrado los beneficios de la inteligencia emocional y cómo el potencializarla impacta en la calidad del quehacer humano en las distintas áreas; social, familia, laboral, académica y/o personal.

Tener en cuenta las habilidades emocionales como protagonista en el logro de un desempeño exitoso y en el bienestar personal ha llevado a promover el diseño de acciones para la educación de ésta a diversas edades y escenarios.

Entendemos por inteligencia emocional la capacidad de reconocer, distinguir, aceptar, entender y manejar nuestras emociones hacia el logro de objetivos deseados, así como comprender las emociones de los otros e impulsar respuestas deseables.

La inteligencia emocional está compuesta por:

La autoconciencia:

refiriéndose al reconocimiento de nuestras sensaciones, debilidades, fortalezas, preferencias, recursos y estados internos, a la percepción de nuestras emociones así como a sus efectos.

La autorregulación o control emocional:

es la facilidad de aceptar con honestidad las emociones agradables y desagradables; reflexionar sobre ellas para así manejar y dominar con integridad y responsabilidad nuestro comportamiento, buscando actuar con excelencia.

La automotivación:

poseer la habilidad de impulsarse a sí mismo hacia sus objetivos, es generar esa fuerza interna que nos lleva a actuar con optimismo e intentar anticiparse a los problemas con compromiso hacia la solución.

La conciencia social:

describiéndose como el estar atentos a los sentimientos, preocupaciones y necesidades de los demás; demanda empatía, tacto y responsabilidad con el otro.

El manejo de las relaciones:

el establecer relaciones sociales saludables y positivas; dando sentido a la comunicación asertiva, a la construcción de redes de apoyo y a su apropiada conducción.

La inteligencia emocional enfatiza la participación de las emociones en la solución inteligente de las tareas que impone la vida, pues entre más compleja sea la labor a realizar, mayor es la demanda de inteligencia emocional y su deficiencia puede impedir el uso de conocimientos y experiencia que brinda la habilidad cognitiva de la persona.

Como Goleman afirma; la inteligencia emocional es en su mayoría determinante por encima del coeficiente intelectual, pues la habilidad emocional influye directamente en el uso apropiado de las capacidades y del intelecto del ser humano.

Cómo promover el desarrollo y uso de la inteligencia emocional:

  • Tome conciencia de sus emociones en los tres niveles:
    Fisiológico: respiración, ritmo cardiaco, contracciones estomacales, etc.
    Expresivo: patrones posturales, expresión facial, etc.
    Cognitivo o de pensamiento: discriminación, etiquetación, atribución, interpretación y valoración, etc.
  • Practique el control y gestión emocional; acepte lo que siente y busque formas adecuadas de expresarlo (escriba, cante, baile, pinte, platique, ore, haga actividad física o deporte).
  • Mejore sus estrategias de afrontamiento, ponga en marcha estrategias para eliminar, mantener o cambiar las emociones y estados emocionales que experimente en función de si son eficaces o no.
  • Habilite la expresión regulada, manténgase abierto a lo agradable y lo desagradable y exprese las emociones positivas y negativas esto le llevará a suprimir o reducir sentimientos negativos, menor despersonalización.
  • Ante los conflictos tienda a soluciones cooperativas y de compromiso, sin evitar; haga uso de la creatividad ante los obstáculos.
  • Promueva la confianza en sí mismo; realice actividades que domine y motívese a, progresivamente, realizar nuevas. Con la práctica se adquiere seguridad.
  • Conozca sus limitaciones y desarrolle sus habilidades.
  • Pase tiempo consigo mismo haciendo algo que disfrute.
  • Muestre empatía y afecto hacia los demás, promueva su capacidad de escucha.
  • Cuando lo necesite busque apoyo social; apóyese en otros con habilidades complementarias, usted tiene derecho a pedir ayuda y el otro a saberse valioso al brindarla.
  • Participe en actividades de cooperación-colaboración y aprenda a negociar.
  • Fortalezca vínculos sociales con familia, amigos, vecinos o compañeros de clase y de trabajo.
  • Influya positivamente en los grupos en que participa, estimulando creatividad, innovación, trabajo en equipo y optimismo.
  • Sea amable.
  • Practique la capacidad de liderazgo transformacional, considere a las personas de forma individualizada y estimúlelas intelectualmente.
  • Sea proactivo y busque eficacia en la planeación y organización de sus tareas.
  • Muestre mayor comportamiento profundo, mayor esfuerzo por sentir lo que expresa; permítase percibir la necesidad de mostrar sus emociones.
  • Realice ejercicio físico.
  • Evite el consumo de sustancias.

La inteligencia emocional es una habilidad que todos poseemos en mayor o menor medida, y puede ser desarrollada cuanto lo desee y practique.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s