¿Hambre o ansiedad?

En estos tiempos de incertidumbre que aún vivimos por la Pandemia del COVID-19, es natural experimentar síntomas de estrés, ansiedad, frustración, depresión, entre otros. Si le agregamos a eso que una persona tenga tiempo libre o tiempo de ocio, puede que sienta una necesidad intensa de querer comer, lo que conocemos coloquialmente como: “comer por comer”, “comer por ansiedad”, “comer por aburrimiento”, o como nuestras abuelas dicen “andas comiendo por gula”.

Este “comer por comer” se presenta cuando no se tiene hambre, pero aún así se consumen alimentos, la mayoría de las veces son alimentos procesados que contienen demasiada azúcar y carbohidratos como el pan, chocolates, galletas, frituras, entre otros. Cuando una persona ingiere estos alimentos se genera en su organismo el efecto placebo, significa que por un periodo determinado de tiempo logra sentirse mejor, cierto es que, los alimentos si influyen en el bienestar o malestar orgánico.

Los alimentos tienen un valor simbólico e implican emociones y sentimientos, por lo que, si una persona piensa que algún alimento le va caer mal, es posible que así sea, o si tiene la creencia de que le ayudará a sentirse mejor, probablemente lo logre. Esto es el efecto placebo por consumo de alimentos y varía la duración del efecto en cada persona.

Algunas de las recomendaciones para mejorar los hábitos alimenticios y evitar “comer por comer” son los siguientes:

  • Crea ambientes que faciliten la implementación de nuevos hábitos:

Sustituye los alimentos procesados por snacks más saludables o bajos en azúcares. Inicia haciendo pequeñas modificaciones en la forma en la que cocinas tus alimentos.

  • Establece horarios para consumir alimentos:

Nuestro metabolismo aprovecha los nutrientes que aportan los alimentos y lo transforma en energía. Es importante que adaptes un horario para desayuno, comida y cena, así tu organismo estará recibiendo energía constantemente.

  • Realiza un registro de tus alimento:

El realizar un registro de los alimentos que consumes y el horario en que los ingeriste, te ayudará a ser más consciente de lo que comes y así lograrás modificar cantidades, tipo de alimentos y horarios.

  • Realiza actividad física:

Establece horarios para realizar actividad física, si no estas acostumbrado(a), inicia con pocos minutos y con ejercicios leves, de dos a tres días por semana, y ve aumentando tu rendimiento.

  • Toma agua y espera 10 minutos antes de comer:

Cuando sientas la necesidad de comer, toma un vaso de agua para ayudar a calmar ese estado de intranquilidad. El beber agua mantiene tu cuerpo hidratado.

  • Evita comer mientras miras televisión y/o celular:

Cuando usamos el celular o miramos televisión mientras comemos, nuestro cerebro no es del todo consciente de lo que hace, por eso cuando nos envía las señales de saciedad no nos damos cuenta y seguimos comiendo, evita usarlos al consumir tus alimentos.

  • Realiza actividades para ocupar tu mente:

Cuando sientas la necesidad de comer alimentos dulces, procesados, con chile, u otros, opta por realizar alguna actividad que ocupe tu mente, ejemplo; aprender un trabalenguas, una canción, adivinanzas, entre otros que tú puedas elegir.

  • Acudir con un profesional de la salud:

El tomar asesoría con un profesional te ayudará a entender tu situación personal e idear un plan de acción para resolverlo.

“La comida no sólo alimenta mi cuerpo, sino que también alimenta mi alma, mi conciencia y mi espíritu”

Thich Nhat Hanh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s