Codependencia… el enemigo silencioso

Nuestra única obligación es ser felices”, así empieza uno de mis libros favoritos.

Decidí comenzar a escribir este artículo con dicha frase que, muy pocas veces nos ha sido regalada. La verdad es que vivimos en una sociedad que nos ha enseñado a complacer. Obedeciendo al hecho de que toda conducta ha sido aprendida y tiene su propio objetivo, la pregunta clave aquí sería ¿para qué lo hacemos? Y no me gustaría ser malentendida, no tiene nada de malo que nos guste ayudar y complacer a nuestros seres amados; el problema radica cuando lo hacemos a costa de nosotros.

Desde el punto de vista anterior resulta fácil entender que, muchas veces estamos condicionados por los estímulos externos, es decir, nuestra conducta depende de la conducta de los demás y/o el contexto donde se presenta, entonces estaremos hablando de personas dependientes… falta algo importante, ¿qué pasa cuando dependemos de una persona que a su vez depende de nosotros?, a esto se le conoce como codependencia y es el tema central de este artículo.

Melody Beattie la define de la siguiente manera “La persona codependiente es aquella que ha permitido que su vida se vea afectada por la conducta de otra persona, y que está obsesionada tratando de controlar esa conducta”. Creo que no existe definición más acertada que la anterior. Una persona codependiente destina infinidad de recursos, atención y energía en querer cambiar al otro, olvidándose de sí misma que, es lo único que verdaderamente podría cambiar; obsesionada con el control vuelca todos sus esfuerzos en controlar lo incontrolable que es al otro y todo el mundo exterior, sin darse cuenta que, lo único verdaderamente controlable para sí es ella misma.

Así es como llegamos a vivir en una “comodidad incómoda” que nos hace hacer cosas para estar bien, sin embargo, paradójicamente y casi sin advertirlo, obtenemos justo lo contrario. Regalamos nuestra libertad y con ella nuestra posibilidad de ser felices.

La codependencia es muy amiga de la depresión. Los depresivos han aprendido a callar sobre sus emociones, a no expresar lo que sienten. También son estas personas las que sienten constantemente culpa por todo o casi todo.

Las personas codependientes dudan constantemente de su valor, por ello se vuelven adictas a la aprobación de las demás personas y para obtenerla pueden llegar a hacer cosas que no desean hacer, renunciando así a sus valores y perdiendo con esto un poco de su autenticidad. Esto les hace dudar constantemente de su propia percepción, colocan tanto su atención en el otro y se olvidan tanto de sí mismas que, pasado un tiempo, no logran reconocer sus propias emociones, pensamientos y deseos, colocando totalmente su conducta a merced de lo que dicte el exterior… Su vida gira alrededor del otro.

Algunas características de las personas con codependencia son:

  • Creerse responsable de los sentimientos y conductas del otro.
  • Miedo a la no validación de sus emociones que, ni siquiera ellos saben identificar.
  • Temor a no ser aceptados.
  • Con altas expectativas para sí y para los demás (perfeccionistas).
  • Se les dificulta tomar decisiones.
  • Anteponen necesidades y deseos de los demás a los propios.

Una de las causas principales de que esto ocurra es porque se sacrifican valores propios para relacionarse con personas significativas, entonces, existe una tendencia a darle más valor y peso a las opiniones de los demás por encima de la propia. Es difícil que una persona codependiente reconozca virtudes en sí misma. Ha estado sometida a un nivel de exigencia que le impide ver las cosas buenas de ella; ha sido entrenada para estar al pendiente del otro y, como es natural, gasta mucha energía en los demás, olvidando así voltear a verse. La base en una relación codependiente es que necesitan ser necesitados. Y como es lógico, al olvidarse de sí misma desea y espera que el otro se encargue de validarla, se alimenta del valor que recibe exteriormente haciendo esfuerzos titánicos para que los demás le vean como ella quiere. Es importante mencionar que, a una persona codependiente se le ha enseñado a sobrevalorar la “bondad”, es decir, piensan que si se comportan “siempre” de esta manera van a ser aceptadas y enfocan toda su energía en complacer.

Algo sumamente curioso es que se sienten expertos en “sacar de apuros” al otro y al mismo tiempo incapaces de dirigir su propia vida; esto es porque no conocen sus habilidades y capacidades, ¿cómo podrían conocerlas si su atención siempre está en el otro antes que en ellas?

Y te preguntarás, ¿para qué una persona codependiente busca relaciones donde la otra persona le necesite (incluso más que él)? … simple, ¡para no ser abandonada!

La codependencia nace de enseñarle a la persona a no hablar sobre sus emociones, pensamientos, se tiene miedo de que, al expresarlos se le rechace. En la dinámica familiar existe un sistema difuso de valores, manipulación por parte de los miembros de la familia. Las reglas en casa son difusas y dependen claramente del humor de quien las impone, es decir, la persona no sabe qué esperar pues estas cambian indeterminadamente, lo cual genera confusión en ella.

Tres cosas suceden en las acciones aparentemente bondadosas de un codependiente:

  • Las hace por culpa: siente que “debe hacerlas”, no acepta las cosas como suceden.
  • Por la necesidad de ser reconocido: necesita que los demás le hagan saber que es valioso.
  • Por la necesidad de ser necesitado: Tiene hambre de sentirse útil.

Si te identificaste con este tipo de personas, no estas solo, puedes buscar ayuda profesional, la codependencia solo es exceso de empatía y, surge mayormente por haber pertenecido a un entorno donde abundaban las personas irresponsables que no se atrevían a hacerse cargo de sí mismas, sin embargo, esto no quita la responsabilidad de hacerte cargo de esto toda vez que haya emergido a tu consciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s