Como mantener la esperanza en tiempos de crisis

Todas las personas experimentamos en algún momento de nuestra vida emociones de incertidumbre, miedo, tristeza y/o angustia, debido a situaciones que podemos enfrentar que están relacionadas con la salud, la economía, lo familiar, entre otros.. Actualmente, quizás muchísimas personas estamos experimentando esas emociones por la pandemia mundial del COVID-19. Las autoridades gubernamentales nos han pedido que como ciudadanos nos quedemos en nuestra casa y tomemos todas las medidas de precaución posibles. Pero, quizás surgen muchas preguntas: ¿Qué pasa si aún tengo que ir al trabajo? ¿y, si pierdo mi trabajo? ¿Cómo voy a obtener los alimentos? ¿si enfermo, quién cuidará de mis hijos? entre muchas más cuestiones que preocupan. Es normal que tengamos pensamientos catastróficos, lo que no es sano es que nos quedemos en ese estado de “Visión de túnel”, donde creemos que no hay solución, porque, aunque sea difícil verlo, hay una solución para todas las cosas.

Entonces, te preguntarás ¿Cómo puedo mantener la esperanza aún en tiempos de crisis?

Una crisis es uno o más cambios en la vida de una persona. Los cambios pueden ser emocionales, físicos, en la familia,  el trabajo, con los amigos, espirituales, entre otros. Las crisis son muy normales y necesarias para el crecimiento de una persona, nos ayudan a salir de la zona de confort, a buscar alternativas y soluciones.  Cualquier obstáculo sea grande o pequeño representa un desafío y todas las personas tenemos o podemos desarrollar las habilidades para enfrentarlo.

Un gran ejemplo de esperanza fue Viktor Frankl (1905-1997), mejor conocido por su libro “El hombre en busca de sentido” donde relata su experiencia en los campos de concentración nazis. Frankl decía que la mayoría de las personas que lograron permanecer vivos y menos enfermaban eran aquellos que tenían un para qué vivir, tenían una esperanza. Me gusta mucho la siguiente frase:

“No hay nada en el mundo que capacite tanto a una persona para sobreponerse a las dificultades externas y a las limitaciones internas, como la consciencia de tener una tarea en la vida”

Viktor Frankl

Aquí algunas recomendaciones para mantener y fortalecer tu esperanza:

  • Actitud optimista

Haz lo mejor que puedas con lo que tienes y mantén la esperanza de que las cosas van a mejorar.  Se realista y trata de encontrar soluciones a tus desafíos, puede que al intentarlo surjan más retos, pero confía en que tienes la capacidad de lograrlo. Recuerda la frase que dice “Tú no sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte es tu única opción”.

  • Ten Fe

La fe y la esperanza están muy relacionadas, recordemos la frase popular que dice “Mientras haya fe, hay esperanza”. La fe nos motiva a creer que existe un ser superior que tiene todo el poder y sabiduría para que las cosas mejoren. La esperanza nos motiva a creer que algo bueno está por venir, aun cuando sea muy oscura la noche, siempre sale el sol. La esperanza nos inspira, nos invita a tener ilusiones, nos motiva a tener confianza, nos da poder de transformarnos desde nuestro interior.

  • Haz oración

Sea cual sea tu fe, o si perteneces o no a un grupo religioso, práctica la oración o meditación, como quieras llamarle. Acércate a tu parte espiritual, has conciencia de quién eres y lo que tienes.

  • Acércate a los demás

Si bien, la recomendación es la distancia y evitar el contacto físico, la gran mayoría de las personas podemos hacer uso de las tecnologías. Envía mensaje a tus seres queridos, llámales, haz videollamadas, lo que a ti más te guste, este es también un tiempo para fortalecer nuestras relaciones interpersonales.

  • Se agradecido

Da gracias por lo que tienes, cuando te sientas triste o decaído, escribe en una hoja de papel todo por lo que puedes agradecer, verás como tu estado de ánimo cambia. También le puedes decir verbalmente a las personas que amas algo que les agradeces, inténtalo, te sentirás mejor.

Por último, quiero compartir contigo un cuento que se llama “El anillo del Rey”. Se trata sobre la historia de un Rey que quería grabar en su anillo unas palabras que le ayudaran en los momentos difíciles, un mensaje al que él pudiera acudir en momentos de desesperación total. Le pidió asesoría a los grandes sabios y eruditos, pero fue su sirviente el que dio la respuesta, él le dijo: “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”.

Al rey le agradó mucho la frase y la mandó grabar en su anillo. El sirviente también le dijo que ese mensaje no era solamente para situaciones desesperadas, también era para situaciones placenteras. No solo para cuando te sientas derrotado, también para cuando te sientas victorioso. No solo para cuando eres el último, sino también para cuando eres el primero. Todo pasa, y esto también pasará.

Tengamos fe y esperanza de que todo pasa, pongamos nuestro mayor esfuerzo, y ten presente que… ESTO TAMBIÉN PASARÁ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s