VIVIENDO LA PANDEMIA DEL COVID-19

Las enfermedades emergentes como el COVID-19 (SARS-CoV-2) cuyo origen tiene muchas teorías,  inició en el país lejano de China, el 31 de diciembre de 2019, tal vez en aquel momento, para  algunas personas, les era difícil el sólo imaginar que se pudiera trasmitir a nuestro país por lo distante de dicho lugar,  o que tardaría muchos meses en avanzar;  se conocía por las redes sociales y prensa cómo ese país era devastado de forma impresionante en sus sistemas de salud y la comunidad entera, pero también cómo organizaban y priorizaban su atención, creaban hospitales para atender a miles de pacientes infectados, sin embargo, la  globalización y la falta de  medicina preventiva, provocó una transmisión acelerada de muchos casos con desenlaces fatales.

GP: Coronavirus, China Beijing 200123
Getty Images

En países del viejo continente como España, ha generado una gran cantidad de afectados e infectados, sin embargo, al actuar en conjunto: gobierno, salubridad y comunidad, permaneciendo en resguardo, manteniendo la higiene del hogar y de los utensilios de uso común, al evitar conglomeraciones, ha logrado que esta enfermedad, que no tiene cura, pueda no tener un desenlace tan extremo como el que se está viviendo actualmente.  Italia, por otro lado, donde los ciudadanos tomaron el receso laboral y escolar como vacaciones, pusieron en riesgo a la población más vulnerable; que tiene una alta incidencia en ese país, como son los mayores de 60 años, ha provocado que día a día aumente la tasa de defunciones y de infectados, además que el sector salud ya está sobresaturado debido a que las camas de cuidados intensivos no se dan abasto a tanto paciente complicado.

Actualmente, de acuerdo al comunicado técnico diario del COVID-19, se han reportado  casos en 159 países y ocho nuevos países, territorios o áreas reportaron casos las últimas 24 horas. Es importante resaltar que esa enfermedad se volvió autóctona lo que provoca que se propague y multiplique exponencialmente, además la definición operacional (síntomas o características de los países de exposición o viaje) de COVID- 19 ha ido cambiando conforme pasan los días, los síntomas son: fiebre mayor de 38 grados, dolor de cabeza, dolor de garganta, dificultad respiratoria, dolor de las articulaciones. Presentándose estos síntomas de 4 a 14 días posteriores a la exposición o llegada del extranjero.

Por lo que el gobierno y salubridad, han tomado medidas preventivas para evitar la propagación de esta pandemia en nuestro país, haciendo hincapié que si se quedan en casa, menos contagiados habrá de dicha pandemia.  La forma de cuidados es la siguiente:

  1. Lavarnos las manos frecuentemente con agua y jabón o utilizar gel con base de alcohol al 70%.
  2. Al toser o estornudar, hacer el estornudo de etiqueta, que consiste en cubrirse la nariz  y boca con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del brazo.
  3. No tocarse la cara, nariz, boca y los ojos con las manos sucias.
  4. Limpiar y desinfectar superficies así como objetos  de uso común  en: casas, oficinas, sitios cerrados, centros de reunión, etc.
  5. Quedarse en casa cuando se tienen padecimientos respiratorios y acudir al médico si se presenta alguno de los síntomas.

Sabemos que durante este receso o aislamiento social se verán alterados no solo el área de la salud física, también los ingresos económicos y la salud mental, en esta última se ven inmersos los factores biológicos, psicológicos y sociales.  Por lo que estar largos periodos en casa puede presentar efectos negativos tanto físicos como emocionales.

Físicos

cansancio y fatiga, cambio en los patrones  de alimentación, aumento de peso por la inactividad, sensación de lentitud física y mental, cambio del ciclo del sueño.

Emocionales

Hastío y aburrimiento, desánimo para realizar actividades comunes.  Alertas ante signos físicos sobre la posibilidad de contagiarse, sensación de no estar realizando algo productivo, sensación de injusticia y tristeza  por no poder realizar las actividades deseadas.

 Todo lo anterior provoca consecuencias emocionales como son:

  1. Sobre-alerta a los signos de enfermedades o de posible contagio.
  2. Complicaciones en las relaciones familiares cercanas.
  3. Disminución de la tolerancia a los demás.
  4. Incremento en los periodos de descanso, llegando a pasar poco tiempo despierto.
  5. Aumento en el consumo de sustancias.
  6. Riesgo de violencia: en la relación de pareja, entre hermanos/as, padres/hijas/os, adultos mayores y hacia los animales.

De ahí que sea sumamente importante que durante esta Jornada de Sana Distancia o aislamiento social y al pasar tiempo en casa se puedan implementar algunas estrategias de afrontamiento como son:

  1. Recordar que esta es una situación temporal.
  2. Reconocer que mantenernos el mayor tiempo posible en casa es para protegernos, un bien para otros y uno mismo.
  3. Importante diseñar  y mantener una rutina que nos ayude a tener cierta normalidad y control.
  4. Mantener horarios de comida y sueños regulares.
  5. No mantenerse demasiado tiempo frente a la tv ni escuchando noticieros.
  6. Mantenerse ocupado, buscar actividades manuales, lectura,  ejercicio con rutina que ya se están facilitando por algunos entrenadores en youtube, bailar, armar rompecabezas, home scholing online que fue implementado por muchas escuelas.
  7. Es importante conocer el panorama de la evolución de la pandemia, para saber cómo actuar, evitando la desinformación y fuentes no fidedignas o dudosas.
  8. Utilizar la tecnología para tener contacto con familiares pero no para compartir el panorama tan incierto que está en las redes, sino para realizar actividades laborales y académicas.
  9. Mantener cuidados de una vida saludable (alimentación e hidratación), higiene, lavado de manos.

Otra cuestión muy importante de enfatizar son los niños, ellos a pesar de su edad, con la tecnología y el diálogo de los adultos pueden tener muchas dudas al respecto, por lo que es importante que realicemos las siguientes acciones:

  1. Hablar del tema.
  2. Brindar información adecuada al nivel de desarrollo o edad del niño(a).
  3. Utilizar palabras reconfortantes.
  4. Ser congruente entre la emociones que pueda sentir y cómo actúa.
  5. Enfocarse en las medidas de prevención como el lavado de manos correcto.
  6. Los niños y las niñas se sientes seguros cuando saben qué hacer para protegerse.
  7. Transmitirles seguridad.
  8. Saber decir “ No tengo respuestas a todas las preguntas por ahora, pero cuando sepa algo más, te lo contaré”.

       Por otra parte, uno de los grupos vulnerables son las personas de la tercera edad o adulto mayor de 60 años en adelante, que en su mayoría tienen padecimientos crónicodegenerativos como hipertensión arterial, diabetes mellitus o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y se les dan las siguientes recomendaciones: cancelar citas médicas no necesarias, no hacerse responsable del cuidado de otras personas o niños durante tiempos prolongados, buscar mantenerse en comunicación, realizar actividades domésticas o caminar alrededor de la casa. Finalmente, considero que esta crisis mundial de salud COVID-19 es una fabulosa oportunidad para mejorar y darle la importancia a la medicina preventiva tan esencial como el lavado de manos, la importancia de contar con servicios de Salud y capital humano sanitario a la vanguardia, porque si lo analizamos desde el contexto de humanidad, al fin y al cabo no se cancelarán las conversaciones, el amor, la música, leer; ni la esperanza será cancelada, tal vez, aprendamos algo de las cosas buenas que aún nos quedan que no se compran con dinero; la naturaleza que nos pide una segunda oportunidad de vivir a la par de los humanos de una forma más consciente y valorando lo que tenemos, además este tiempo de aislamiento e introspección, nos invita a un autoconocimiento más grande así como una fe más increbrantable

Un comentario sobre “VIVIENDO LA PANDEMIA DEL COVID-19

  1. Desgraciadamente esta epidemia no ha saltado solo ahora en el año 2019. El coronavirus ha estallado en China en dos ocasiones más, pero nunca se ha hecho nada, no se estudio una vacuna, no se le dio importancia y ahora es posible que el virus se haya reforzado, mutado etc.
    Las cosas hay que contarlas con rigor y terminar reconociendo los errores fatídicos de la humanidad. ¿Tiene que presentarse una situación como la actual para asustarse y buscar desesperadamente medios?
    Nos importan mucho mas las acciones de bolsa, el mercado financiero, la economía y hasta que no aprendamos que sin salud nada puede existir seguiremos cayendo como moscas, pues en realidad no merecemos otra cosa por nuestra negación, ocultación, egoísmo y materialismo.
    Es mi humilde opinión.
    Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s