Mi pequeño gran campeón

Ser madre o padre, no es tarea fácil, cuando un niño viene a este mundo no trae consigo un instructivo bajo su brazo el cual nos enseñe la manera de educarlo o tratarlo, por el contrario, los padres se van preparando día con día para su llegada y junto con esta espera continua, van apareciendo en sus vidas emociones, planes, temores, sueños, entre otras cosas más. Sus expectativas hacia ese pequeño van creciendo poco a poco. De pronto, aparece un diagnóstico y todo a su paso se derrumba, no comprenden ¿Qué ha pasado? ¿En qué momento pasó? O incluso, ¿Qué han hecho mal? Y es entonces cuando la verdadera lucha comienza, los padres se dan cuenta que no hay tiempo para dejarse caer, que esa criaturita los necesita fuertes, al pie del cañón en todo momento.

Comúnmente siempre que hablamos de un niño especial nos referimos a él como un pequeño “ángel” que ha llegado a iluminar nuestras vidas, ellos no tienen una enfermedad a la cual hay que buscar una cura, sin embargo si tienen una condición de vida diferente, en esta, tienden a interpretar el mundo que los rodea a su manera, los colores, las palabras, los sonidos, las formas, su comportamiento, entre otros.

Es entonces, cuando nos damos cuenta que quizá ese pequeño no es un niño prodigio, tal vez no es un gran matemático, probablemente no sabe cómo expresarse o no tiene dotes artísticos… Quizá muestra dificultad para comunicarse y decir lo que piensa o siente, tiene problemas para coordinar alguno de sus movimientos… O tal vez, muestra cambios constantes de humor. En ocasiones, se frustra cuando no logra hacer algo, entra en crisis cuando escucha ruidos fuertes, se siente amenazado o le cambian la rutina. Posiblemente se le dificulte el establecer contacto visual, seguir alguna indicación o realizar sus tareas por sí mismo.

En ocasiones, se deja llevar y actúa de acuerdo a sus posibilidades, intenta jugar con otros niños, sin embargo, algunas veces sus movimientos tienden a ser bruscos, termina lastimando a los demás niños o inclusive a sí mismo, probablemente, los demás niños piensen que es un “tonto” o que quiere hacerles daño, pero, no es así, por el contrario, él juega a su manera, y nuestra tarea en ese caso consiste en enseñarle a jugar, en enseñarle a ser parte de nuestra sociedad y aprender a formar parte de su mundo. 

Aun así, esta no es una tarea fácil ya que papá y mamá al ver a otros niños de la edad de su hijo pueden llegar a preguntarse ¿Qué estaría haciendo mi hijo de no ser un niño especial? Probablemente muchas cosas, y es entonces cuando tienden a preguntarse: si mi niño no tiene alguna habilidad especial ¿Qué lo hace un campeón? Es simple, su vida no es fácil y aun así han aprendido a vivir su vida de una manera única y auténtica, han aprendido a ser felices al lado de las personas que ellos aman y reconocen como parte de su vida, sin embargo, no todo es bueno, por desgracia aún hay personas que no saben cómo tratarlos, que muestran rechazo hacia ellos, los tratan como unos” tontos” o inclusive los ignoran o rechazan.

¿Cómo es la vida de un niño especial? La vida para ellos representa siempre un reto, ya que cada día, cada minuto, cada segundo se están enfrentando a cosas nuevas, cosas que les cuesta más trabajo, como lo son: el aprender a comer por si solos, ir al baño, hablar, aprender a caminar, aprender a leer, tomar decisiones, mantener una conversación, etc. Y no estoy diciendo que no puedan hacerlo, es solo que ellos necesitan un poco más de tiempo, practicar.

Todo niño “tiene un talento especial” podríamos decir que los niños son como las mariposas cuando emprenden su vuelo, unos vuelan más alto que otros, y aun así cada uno lo hace lo mejor que puede… La clave se encuentra en ser empáticos, comprensivos, pacientes, tolerantes, etc. Y darnos cuenta que cada uno de nuestros pequeños (sin importar si son niños que necesitan educación especial o no) cada uno de ellos es especial, valioso, importante, único, cada uno es diferente, hermoso y especial por su sola esencia… Dejemos ya de compararlos, dejemos ya de formarnos falsas realidades y permitámonos disfrutar de su magia, de su belleza inesperada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s