El sentido del Día de los Reyes Magos

Una vez que terminan las fiestas de fin de año y empieza el Año Nuevo, aún queda el día 6 de enero en el que se celebra el Día de los Reyes Magos.

El día en que los Reyes Magos conocieron al niño Jesús, se le denomina como epifanía, lo que significa “manifestación”. La iglesia católica justamente celebra este acontecimiento el 6 de enero.

En la Biblia se recogen párrafos enteros que hablan de la figura de unos Reyes, que eran llamados Magos no porque fueran hechiceros, sino porque eran muy sabios, ya que en esa época, solo algunas personas ricas eran capaces de acceder a la educación. Por eso, muchos de los Reyes más poderosos tenían grandes conocimientos en muchas materias como la ciencia.

Estos tres Reyes estudiaban el cielo, y lograron localizar la estrella que, según la Biblia, señalaba el lugar en donde estaba a punto de nacer el hijo de Dios.

La tradición cuenta que los Reyes Magos viajaron desde el Oriente hasta Jerusalén guiados por una estrella, preguntando al Rey Herodes si ya había nacido el nuevo Rey de Judea. El celoso Herodes, al enterarse del advenimiento del nuevo Rey, incitó a los Reyes Magos a continuar la búsqueda y pidiéndoles que en cuanto lo encontraran se lo hicieran saber para que él también fuera a adorarlo. Temeroso de que el Mesías le arrebatara el poder, Herodes mandó asesinar a todos los bebés que tuvieran hasta dos años de edad. 

Cuando los Reyes Magos llegaron al encuentro de Jesús, le ofrecieron tres regalos: oro, este regalo era considerado un símbolo propio de la realeza, en este caso del rey de los judíos. Incienso, como un homenaje a su divinidad y mirra, una sustancia de color rojizo muy aromática, la cual era usada para elaborar perfumes, y como bálsamo para darle sepultura a los fallecidos. Este regalo, es el más simbólico, ya que es un augurio de lo que, años más tarde, le pasaría a Jesús; su muerte.

Esta fecha es una agradable oportunidad para celebrar con una tradicional rosca en familia y rodeados de las personas que amamos.

¿Qué significan los ingredientes y la forma de la Rosca de Reyes?

Forma: la forma de la rosca simboliza la Epifanía, es decir, el encuentro de los Reyes Magos con Jesús en su lecho de nacimiento. También simboliza el círculo infinito del amor a Dios, ya que no tiene ni principio ni fin. 

Fruta: la fruta cristalizada es una representación de las joyas que adornaron las coronas de los Reyes Magos.

Muñequito de plástico: es una representación del Niño Jesús a quien los Reyes buscaban afanosamente. No hay datos exactos acerca de cuándo surgió la idea de esconder un muñeco dentro de la Rosca. La tradición actual dice que quien lo encuentre tendrá que ser el anfitrión de una futura reunión donde la familia comerá tamales el 2 de febrero, Día de la Candelaria.

Pan: simboliza la comunión con Dios. El cuchillo con el que se parte la rosca es una representación del peligro que rodeaba a Jesucristo y sus padres ante el supuesto acecho del rey Herodes.

En México, la manera de partir la rosca es diferente, pues en el pan se esconden “muñequitos” de plástico que simbolizan al niño Dios y cada quien escoge al azar qué pedazo de rosca quiere, decidiendo así su suerte. A quienes les salen los muñequitos, automáticamente se convierten en madrinas o padrinos del Niño Jesús y deben llevarlo a presentar a la iglesia y festejar el acontecimiento con tamales y atole el 2 de febrero, Día de la Candelaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s