Recordándolos con amor, no con tristeza

Desde tiempos prehispánicos, el día de muertos es una de las fechas más especiales para México, ya que conmemoramos la pérdida de aquellos que nos dieron vida, nos acompañaron en nuestro crecimiento y nos ayudaron a ser mejores; amigos, familia y compañeros.

Esta celebración está acompañada de muchos sentimientos y emociones, que van desde el dolor y la pena, hasta la satisfacción y alegría de que nuestro finado se encuentra en un mejor lugar, dependiendo de la actitud con la que tomemos la situación de su partida y de nosotros mismos al no tenerlo más. Esta es la pieza fundamental para comenzar a honrar el recuerdo de estas personas.

El primer paso para recordar con amor y alegría, paradójicamente, es aceptar la tristeza, pues muchas veces no somos capaces de aceptar el sentimiento en el que nos encontramos, intentamos ser fuertes y mostramos una máscara de serenidad cuando por dentro, estamos desgarrados, acumulando dolor que nos imposibilita verdaderamente aceptar su partida.

Por otra parte, el sufrimiento excesivo tampoco es lo adecuado y esperar que todos sufran enormemente y de la misma manera que tú lo haces, es bastante común. Pues culturalmente creemos que estamos obligados a sufrir en la misma medida en la que quisimos a esta persona y si no lloramos o no guardamos el luto de una manera similar, “el amor no es real”.

Si creciste gracias a esta persona, ¡Demuéstralo! la mejor manera de honrar el recuerdo de nuestros mentores y amigos es practicando lo que nos han enseñado, reviviendo los momentos que le dieron sentido a tu vida, que te divirtieron, te motivaron y te ayudaron a desarrollarte.

Recordar lo bueno siempre es lo mejor, y mostrar a tu ser querido como un modelo o incluso un héroe te ayudará a sobrellevar su pérdida, sin olvidar su humanidad y sus errores, recordando siempre sus obras, sus enseñanzas y su manera de ser.

Si buscas hacer algo por tu ser querido, es válido pensar qué le gustaría que hicieras, que le gustaría hacer o cómo le gustaría que fuera este día. Intenta complacerlo, reza por él y come algo que le guste. Las personas que nos aman siempre buscarán nuestra felicidad ¿y qué mejor manera de darnos felicidad que haciendo lo que a ambos nos gusta? El querría que estuvieras tranquilo, que aprovecharas cada momento del día y que en su honor cantaras una canción, comieras algo rico o le dedicaras un rosario, cada persona es distinta.

Recuerda que no tienes que sentir igual que los demás, ni tienes que llevar el luto de la misma manera. Mucha gente está acostumbrada a un luto ceremonioso, estricto y formal; rompe el molde tradicional, lleva el duelo a tu propio ritmo y atrévete a ser auténtico con tu sentimiento, de la manera más respetuosa posible. Puedes poner videos con fotos de esta persona, organizar un altar, reunirse con la familia y amigos, terminar un proyecto que él comenzó o cualquier manera para hacer más llevadera esta festividad.

Por último, es importante saber que aceptar que ya no está entre nosotros no es lo mismo que olvidarlo. Quizás físicamente se ha ido, pero su recuerdo prevalecerá vivo en tu corazón, sus acciones, sus ideas, sus ocurrencias, sus juegos; su vida. Al final, eres tú quien decide cómo mantener vivo el recuerdo, cómo honrar su memoria y cómo enfocar tus sentimientos; pues no se trata sólo de lo que perdimos, sino de aquellas cosas que dejaron en nuestra vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s