Cómo poner límites con amor a mi hijo


Día a día, podemos ver un sin fin de situaciones que involucran límites en nuestra vida, por ejemplo, la calificación mínima para aprobar una materia, la cantidad de objetos para pagar en la caja rápida del supermercado o la hora de entrada al trabajo. Estos límites se extienden en nuestras relaciones interpersonales, nuestra salud y cada aspecto de nuestra vida, con el fin de mantener un orden de funcionamiento, y en el caso de los niños la necesidad de los límites no es la excepción.

El que un adulto sea una persona creativa, productiva, responsable y con una autoestima saludable, depende, en gran medida, de la forma en que se hayan trabajado en él, los límites desde pequeño.

 A continuación, encontrarás preguntas que todo padre debe hacerse para enseñarle límites a su hijo:

¿Cómo ejerzo mi autoridad como padre?

Es importante detenernos a pensar cual es nuestra actitud ante las demandas y necesidades de los hijos, de qué manera les expresamos lo que esperamos de ellos y si esto, es algo realista de acuerdo a su edad y las condiciones que le propiciamos.

¿Qué tan atento estoy a las necesidades de mis hijos?

Es necesario conocer las características de la etapa en la que se encuentran nuestros pequeños, para lograr identificar así, sus necesidades. Por ejemplo, durante los primeros años de su vida serán en gran medida dependientes de los adultos, desde su salud, hasta su aprendizaje.

También es importante recordar que aunque las etapas son inevitables, cada niño las vivirá a su propia manera, diferenciándose de cualquier otro niño, incluso de sus hermanos.

¿Cuales son mis objetivos?

Cuando conozcamos nuestros objetivos y expectativas en la educación de nuestros niños, será necesario, expresarlas de manera clara y precisa, siempre con amor y firmeza.

¿Que tan importante es el ambiente?

El ambiente le brindará lo necesario para desarrollar sus potencialidades y establecer sus hábitos. Para saber si el ambiente de nuestro pequeño es el adecuado, será necesario hacernos estas preguntas:

  • ¿Su entorno le brinda seguridad
  • ¿Favorece sus habilidades y aprendizaje
  • ¿Es divertido y estimulante?
  • ¿Obtiene apoyo emocional para favorecer su autoestima?,

En definitiva, que tanto le aporte y le permita, el ambiente a tu pequeño es muy importante para el establecimiento de sus rutinas y desarrollo.

¿Qué hábitos quieres fomentar?

Los hábitos son aquellas acciones a la que nos hemos acostumbrado a realizar día a día, favoreciendo la práctica y el aprendizaje. Para instaurarlos en nuestros hijos, es importante la congruencia y la constancia en las reglas del hogar, hasta que forme parte de la rutina del niño.

Por ejemplo, si le pedimos que duerma a una hora determinada todos los días, necesitará estar en casa y haber terminado sus tareas antes de la hora de dormir, todos los días.

¿Cómo establezco límites?

Una vez que has tomado en cuenta los puntos anteriores, es hora de establecer límites, para ello puedes jerarquizarlos por prioridad y tomar solo aquellos que sean importantes en este momento para el niño y para la familia.

Una vez identificados habrá que expresarlos de manera clara, centrándonos en lo que queremos que haga y no en lo que queremos que sea; expresándolos anticipadamente y evitando hacerlo con regaños cuando sin conocerlo, el niño no lo cumplió.

También es importante mostrar alternativas a nuestro pequeño para ayudarle a saber que es lo que sí puede hacer, evitando que llegue a frustrarse o sentirse limitado. Por último, es necesario tomar en cuenta expresarlo de manera positiva, es decir: en lugar de decir “no dormir tarde” podemos expresar “ir a dormir temprano”.

¿Premios o consecuencias?

Para que el pequeño cumpla un límite, es importante que de manera anticipada, él conozca que consecuencia tiene no cumplirlo y que de esta manera aprenda el efecto que tienen sus decisiones.

Por otra parte, la manera más óptima para que el niño vuelva a cumplir un límite, después de haberlo hecho una vez, es reforzarlo con un premio, una felicitación o un reconocimiento por alguien importante para él.

Es importante tener en cuenta que este proceso, en un principio puede parecer algo diferente a la rutina que ya está establecida en la familia, pero con la práctica constante, amor y paciencia, llegará a ser una forma habitual de ir sentando las bases para que el niño, posteriormente integre cualquier regla necesaria a cada etapa de su desarrollo, sin volverse desgastante para ti o tu hijo.

Recuerda, el amor y la firmeza son las mejores herramientas para educar a tu pequeño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s